Hay sitios de los que por especiales e inexplorados merece la pena no hablar. No es lo mismo un sitio paradisíaco para el disfrute casi personal que el mismo sitio sobreexplotado.

Esto es lo que estaba yo pensando el año pasado, cuando visité esta isla pero no quise escribir nada sobre ella. La cosa es que se puede ver la diferencia en apenas un año. Más turismo, más opciones de alojamiento, gente local más resabiada, etc.

Mucha playa de arena blanca de verdad por aquí, muy buena luz y buena energía.

  • Details
 

Hice una visita a Sillon Island (o Virgin Island), que está al lado. Está administrada básicamente por la gente de un resort. Lo tienen espectacularmente cuidado. Muy recomendable si se evita ir con piratillas. Es mejor contratar el paseo desde el propio hotel, con las cositas más claras.

La parte negativa es que te cobran por todo, hasta por las sombras (y esto es cierto). Aún así creo que merece la pena ir a tomar algo allí.

Próxima parada, la isla de Malapascua. Esperemos.